Ranking Agencias Digital 2017

Sinclair Broadcast compra Tribune Media

La transacción de 6.600 millones de dólares superó lo puesto sobre la mesa por otros interesados entre los que se encontraba 21st Century Fox. La compra que convierte al emporio de David Smith, uno de los más férreos partidarios de Donald Trump, en el amo y señor de los medios, ha puesto a temblar a canales de cable y liberales. Y es que hasta en “imperio” se cuecen habas.

Fuente: The Economist

Versión: PRODUCTO

En un momento en que cada vez menos personas están viendo la televisión, puede parecer improbable que los propietarios de estaciones de televisión locales en Estados Unidos quieran expandir sus imperios. Pero resulta que apenas pueden esperar. 

El 8 de mayo, apenas 18 días después del cambio en las reglas federales al respecto, se hizo posible el acuerdo que permitió a Sinclair Broadcast Group comprar a Tribune Media por 6.600 millones de dólares, cifra que superó la puesta sobre la mesa por otros interesados como 21st Century Fox, propiedad de Rupert Murdoch. Así pues, Sinclair se convertirá en el dueño y señor de las estaciones de televisión locales.

El acuerdo señala un interés más amplio en expandir lo que ha sido un negocio sorprendentemente decente en los últimos años. En Norteamérica, las cadenas de televisión locales tienden a afiliarse a una red nacional de transmisión, emitiendo su contenido, incluyendo deportes en vivo y, a cambio, las estaciones realizan pagos sustanciales. Y aunque la caída de la audiencia de la red de televisión es notable, la economía de la propiedad de la estación local se ha mantenido sólida por dos razones. La primera es la persistencia de la publicidad televisiva local, especialmente en los años electorales, dice Mark Fratrik de BIA / Kelsey, una consultora de medios. La capacidad de las pequeñas estaciones de televisión para llegar a áreas específicas para las carreras políticas locales ha resultado difícil de igualar.

En segundo lugar, las emisoras de televisión han aprovechado una nueva vena de dinero en efectivo: las tarifas de retransmisión, los pagos que reciben de los proveedores de televisión por cable y satélite por su consentimiento para retransmitir sus señales de transmisión a suscriptores de televisión de pago. Tales honorarios eran menospreciados hace una década, pero Sinclair ayudó a levantarlos. BIA / Kelsey estima que las estaciones recolectaron 6.800 millones de dólares en tarifas de retransmisión el año pasado, lo que es casi una cuarta parte de sus ingresos (28.000 millones).

Más grande es mejor

Sinclair, que contará desde ahora con más de 200 estaciones, tendrá aún más influencia para extraer ganancias por la retransmisión de los operadores de televisión de pago. También estará en mejor posición para exigir costos más bajos a las redes de difusión por su contenido.

El cambio de reglas dentro la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), producida por por el nombramiento de Donald Trump a Ajit Pai como presidente de la misma, fue crucial. Para muchas estaciones de televisión, experimentaron cómo un cambio en el método de cálculo de la FCC redujo el número de hogares que se considera que alcanzan. Pero, incluso bajo la nueva regla, el negocio combinado de Sinclair y Tribune cubre aproximadamente el 45% de los hogares, lo que supera el actual límite federal del 39%. No obstante, muchos creen que el Sr. Pai elevará ese tope.

La adquisición de Sinclair no dejó de despertar preocupación entre algunos vigilantes de los medios de comunicación y los comentaristas de izquierda, no sólo por el monopolio que esto implica -la mayoría de los otros grupos de estaciones de televisión alcanzan menos del 20% de los hogares estadounidenses- sino también por quién es el dueño. David Smith, el presidente ejecutivo del grupo, es un aliado conservador del señor Trump que, según los críticos, pone sus estaciones al servicio de las causas republicanas. En diciembre, Jared Kushner, el yerno y asesor de Trump, se jactó de haber concertado un acuerdo con la empresa para difundir entrevistas con el presidente sobre sus afiliados (Sinclair negó dar trato especial al Sr. Trump).

Pero los liberales no son los únicos con motivos para preocuparse. El acuerdo de Sinclair le da la oportunidad de empujar a los operadores de televisión de pago a que agreguen otro canal de noticias, tal vez uno de los suyos. Sinclair ya posee un canal de noticias en Washington, DC. Un nuevo canal de noticias conservador desafiaría a Fox News (propiedad de Murdoch), quien está en entredicho después de una serie de denuncias sobre acoso sexual y discriminación racial.


PUBLICADO: 12 de mayo de 2017