Ranking Agencias Digital 2017

 Youtube

El reino, unido, jamás será vencido

Los escoceses que viven en Escocia (no estaban habilitados para votar los que viven en el extranjero) se expresaron con claridad y transparencia: el NO triunfó en el referendum con 55 % de los votos en comicios impecables, con record histórico de participación: 85 % de los votantes fue a las urnas sellando un rotundo rechazo a la independencia. ¿Eso quiere decir que los escoceses ya no tienen Patria? Qué tontería: la tienen desde antes de que William Wallace se transformase en héroe nacional a fines del siglo XIII. Y la tendrán por siempre. Incluso el primer ministro británico, David Cameron, amaneció hoy confirmando su promesa pre electoral: Escocia tendrá mayores beneficios impositivos, en el gasto público y en sus políticas sociales, afianzando el estado de bienestar. Eso es lo que al final -y desde el principio, en el mundo entero- todos los pueblos quieren. Es el triunfo verdadero de quienes votaron por el SI (4,3 millones de escoceses) y la real victoria del referendum supuestamente secesionista, que ha terminado uniendo más a la Gran Bretaña.

Hoy la Bolsa de Londres rozó máximos históricos. Con la pretensión separatista, la gloriosa Escocia se asomó al peligroso abismo de una incierta independencia, que quizá les hubiese traído más problemas que beneficios. Por eso retrocedió. Si es cierto que los pueblos (inteligentes) nunca se equivocan, los eternos gaélicos verán pronto sus frutos. Y acaban de dar una lección al mundo. Un espejo en el cual están obligados a verse hoy los catalanes, tan aparentemente empeñados en su independencia, sin entender que ya la tienen. Porque tienen identidad. Y eso es lo que vale. Eso es lo imprescindible para tener Patria, por sobre la oquedad de un triste slogan.

 

Raúl Lotitto


PUBLICADO: 19 de septiembre de 2014