Ranking Agencias Digital 2017

 Youtube

BCV reportó al FMI inflación histórica de 860% y mega recesión en 2017

Al final, los datos aparecieron. El Banco Central de Venezuela envió al Fondo Monetario Internacional una compilación de datos económicos claves, los cuales concluyen que la inflación alcanzó la cifra histórica de 860% en 2017 y la economía cayó 15,7%, en lo que constituye el cuarto año consecutivo de recesión oficialmente reportada.

De acuerdo con una nota publicada por Bloomberg, el informe fue remitido con fecha 20 de noviembre. De esta manera, el gobierno de Venezuela intenta evitar una nueva amonestación del FMI que hubiera podido ocasionar su suspensión del organismo multilateral, lo que habría afectado de manera aún más dramática su capacidad de conseguir financiamiento, incluso con sus socios habituales, China y Rusia.

Bloomberg cita a tres fuentes directas relacionadas con el reporte, pero que no están autorizadas a hablar oficialmente. Aparentemente, el BCV no presentará este reporte en el ámbito local.

El análisis de la agencia estadounidense apunta que "Venezuela ha utilizado los Derechos Especiales de Giro en el FMI para reforzar sus reservas internacionales en el pasado", por lo que las posiciones de activos líquidos del país en el ente multilateral han bajado en más de 80%; sin embargo, un desacato abierto traería consecuencias mucho más graves.

Si bien es cierto que la inflación reportada por el emisor al FMI parece inferior a las proyecciones del propio FMI y la estimación del Índice Café con Leche de Bloomberg, que supuso una inflación de 1.718% para el cierre del año pasado, las cifras que el BCV ha reconocido dan una idea clara de la realidad de crisis macroeconómica que atraviesa Venezuela.

Bloomberg recuerda que, ante el incumplimiento del BCV de su obligación constitucional de reportar cifras oficiales de agregados macroeconómicos, los agentes económicos han dependido de estimaciones privadas diversas y con elevados niveles de dispersión.

"La compilación de las estadísticas de inflación fue manejada por el directora y primera vicepresidenta del Banco Central, Sohail Hernández Parra, dijeron las fuentes. Esta funcionaria es economista de formación y cumplió funciones diplomáticas por un largo período bajo la coordinación directa del presidente Nicolás Maduro, cuando se desempeñó como Ministro de Relaciones Exteriores", dice Bloomberg.

Tras el "ajuste de las cifras preliminares", la agencia estadounidense califica las cifras reportadas por el emisor como demostrativas de "caídas abrumadoras" en los principales sectores de la economía.

El BCV prometió, dijeron los informantes de Bloomberg, que remitirá al FMI cifras de cierre al primer semestre del año.

LAS CIFRAS DEL DESASTRE 2017

Producto Interno Bruto -15.7%

Sector petrolero -15%

Manufactura -25%

Construcción -53%

Financiero -32%

Importaciones públicas -27%

Importaciones privadas -51%

 

Un país en negativo

La cifras negativas caen en cascada. La Asamblea Nacional reportó que la economía registró una baja de -29,8% en el tercer trimestre de este año, y acumula una caída de 53% en cinco años.

El presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, indicó que la caída acumulada del Producto Interno Bruto en el quinquenio que Nicolás Maduro lleva en Miraflores es de 56%. El promedio de capacidad instalada en uso del sector privado apenas alcanza a 20%.

A pesar de que abundan las cifras y los economistas se prodigan en cálculos, llevar el inventario macro y microeconómico del país es complejo, porque se vive de estimaciones. En ese contexto, aparte de las razones estructurales que explican la inflación, hay que añadir el componente incertidumbre que se convierte en una prima onerosa sobre los precios.

Los datos más recientes del parlamento nacional -cierre octubre- indicaron una inflación mensual de 148,2%, que se desaceleró frente al 233% de septiembre. El indicador de precios anualizado creció 833.997% y el acumulado en nueve meses fue 287.623,9%. 

Los técnicos de la AN suponen que la desaceleración se explica como resultado de una muy fuerte caída del consumo, un fenómeno previsible, porque la reducción del poder adquisitivo obliga a suspender la demanda de bienes y servicios, incluso los esenciales.

Lo cierto es que la preocupación ya hay que ubicarla en 2019. La historia ya está escrita.

 

 

 

 

 

PUBLICADO: 28 de noviembre de 2018