Ranking Agencias Digital 2017

 Youtube

Estas son las cifras que muestran el impacto crítico de éxodo venezolano

La emigración masiva de venezolanos es un problema de debate en América Latina. Mucho se analizan los impactos que padecen los diferentes países receptores, pero qué pasa con las consecuencias que se pagan aquí en Venezuela.

La salida de más de 2 millones de compatriotas que, además, representa la pérdida de un gran capital humano joven y profesional implica para Venezuela un elevado costo económico y social, muy difícil de proyectar.

La preminencia de lo urgente -la crisis humanitaria, tanto de muchos de los que van como de la mayoría de los que se quedan- se superponen sobre muchos asuntos importantes para la vida nacional.

El diputado Carlos Valero, miembro de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, resumió las estadísticas fundamentales que dan cuenta del impacto negativo que esta emigración tiene para Venezuela:

En el sector educativo

-Hasta cuatro de cada 10 educadores han abandonado al país, mientras que solo 20% de la matrícula universitaria se inscribe en carreras relacionadas con la docencia, según FetraMagisterio.

-La migración se ha convertido en factor detonante en el déficit de 150.000 docentes que existe en el sistema educativo nacional. En áreas como preescolar, física y matemáticas, y química, este déficit de profesores supera 50%, indica la Federación Venezolana de Maestros.

-Más de 2.000 profesores de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y más de 860 de la Universidad "Simón Bolívar" han renunciado en los últimos 10 años. Se estima que al menos 60% ha salido del país, según la Asociación de Profesores de la UCV.

-3.500 docentes de la red de escuelas de Fe y Alegría y otros 1.600 de planteles integrantes de la Asociación Venezolana de Escuelas Católicas (AVEC) han emigrado entre 2017 y 2018, según estadísticas de ambas instituciones.

-La población escolar inscrita en el período lectivo 2017-2018 se redujo en 57% en planteles públicos y privados, en buena medida debido a la emigración de sus padres. En el sector educativo, ese ausentismo es superior a 60%.

En el sector salud

-Seis de cada 10 médicos venezolanos emigaron entre 2012 y 2017. Los cnetros más afectados son los sector público. Las áreas más afectadas son enfermería, emergencia, cirugía y medicina general, según el Reporte Nacional EHC. Derecho a la Salud.

-La emigración ha sido factor determinante en que 60% de la asistencia médica disponible para 2011 se ha perdido. La atención ha paciente psiquiátricos ha disminuido en 85 %. El 90% del nivel operativo de los centros de salud está comprometido. 

En la familia

-Una de cada tres familias tiene al menos un miembro fuera del país.

-Al menos 40% de las familias venezolanas está afectada por el éxodo de connacionales.

-40% de los padres que ha emigrado en los últimos dos tiene menos de 35 años de edad, por lo que deja a niñas y niños pequeños. En consecuencia, aumenta el número de infantes sin la presencia de sus padres, sin que ello signifique abandono permanente, pero sí potencialmente prolongado. Estos pequeños son cuidados por abuelos, tíos e incluso hermanos mayores

Varios expertos señalan que las consecuencias de esta desintegración forzosa de las familias pueden ser inseguridad personal y problemas de autoestima en la población infantil, mayores niveles de anomia e irrespeto a las normas, más desconfianza en las instituciones, y aislamiento en muchos individuos.

El diputado Valero señala que "el impacto de la diáspora en el pueblo venezolano ha avanzado negativamente. No solo las clínicas y hospitales se han quedado sin algunos de sus mejores profesionales, o las universidades y escuelas se quedan sin docentes, también familias enteras sufren el desmembramiento al ver partir a un hijo, a los hermanos e incluso a los padres".

El parlamentario apunta que parte de una estrategia de recuperación del país es impedir que siga saliendo población del país, y crear políticas que permitan el retorno, sobre todo del capital humano calificado que se ha perdido. 

Según cifras de diversas fuentes, 85% de las empresas que permanecen abiertas han sufrido el impacto negativo de la salida del país de su personal estratégico. Las organizaciones se han visto obligadas a relajar normas de contratación y a hacer inversiones crecientes en capacitación para cubrir posiciones de manera más acelerada.

Igualmente, la emigración ha forzado reestructuraciones internas difíciles de negociar y poco recomendables en condiciones normales, como concentrar las funciones gerenciales en grupos pequeños de gerentes, reducir unidades productivas y servicios por falta de personal calificado. Y todo sin contar con el grave problema que significa mantener compensaciones competitivas frente a la hiperinflación.

 

 

 


PUBLICADO: 04 de noviembre de 2018