Ranking Agencias Digital 2017

 Youtube

Reservas de oro y diamantes se suman al petróleo como respaldo al Petro

El gobierno sigue en la búsqueda de fórmulas que le permitan desbloquear sus posibilidades de financiamiento externo, y por ello ahora intenta que el Petro, un criptoactivo que, según muchos economistas, funciona más como una emisión de deuda, se convierta en medio de pago de alcance internacional, por lo que ha modificado su white paper -las bases de su emisión- para tratar de fortalecer su respaldo.

Según ha trascendido, el Petro ya no solo sustentará su valor en el petróleo. El nuevo documento ya no contempla que el activo subyacente de esta criptomoneda gubernamental se constituye con las reservas del campo 1 del Bloque Ayacucho de la Faja Petrolífera del Orinoco, sino que incorpora como fuentes de respaldo reservas estimadas de oro, hierro y diamantes.

De forma que el precio del Petro ya no se ajustará en función del precio del día del barril de crudo, sino que se determinará a partir de un índice compuesto por una cesta de materias primas (commodities) que, se entiende, están presentes en el territorio nacional.

La composición del índice de cálculo se determinará según las siguientes proporciones: Petróleo (50%), oro (20%), hierro (20%) y diamantes (10%). Esta es quizás la modificación más relevante que se ha hecho en el "libro blanco" del Petro, con miras a transformarlo en una moneda convertible de un modelo dual, similar al que rige en Cuba, lo que significa que el bolívar soberano podría quedar como una moneda de curso legal solo para uso en el mercado interno.

El economista Jesús Casique destacó que esta reforma no implica que el Petro sea convertible en los mercados internacionales, porque igual siguen vigentes las sanciones que lo afectan, y además estos recursos que sirven de activos subyacentes no son líquidos, por lo que el valor que representan sigue siendo irreal.

"Blockchain" Nacional

Por su parte, Nicolás Maduro anunció que el Petro será una denominación de circulación legal en Venezuela y que, a partir del 5 de noviembre, será convertible en bolívares soberanos. Por ahora, solo se puede comprar con divisas extranjeras. Habrá seis casas de cambio con corresponsalías internacionales autorizadas para las operaciones de cambio.

Igualmente, con la apertura del "Blockchain" nacional y la plataforma de cambio www.petro.gob.ve (crece la enorme colección de páginas web oficiales que maneja el gobierno y su periferia política), varias operaciones deberán ser cotizadas en Petros, como los servicios turísticos y aeroportuarios, las transacciones en el mercado inmobiliario, la provisión de combustibles aeronáuticos, ciertas de ventas de crudo a escala internacional y otras operaciones que se van a ir definiendo.

Cada vez se perfila más el sistema monetario dual que el gobierno quiere implantar, donde la moneda "dura" o divisa convertible estará siempre bajo control de la administración del Estado y sus periferias militares, políticas y económicas, mientras que el resto mayoritario de la población se manejará con un bolívar de convertibilidad restringida, en el mejor de los casos.

Con la apertura del "Blockchain", que es una especie de registro contable virtual, el gobierno pretende conseguir masa crítica para su criptoactivo con un mayor número de operaciones. Hay que señalar, como detalle relevante, que el presidente Maduro dejó en claro que el Petro no está sujeto a las limitaciones de emisión que impone la minería de las criptomonedas, las cuales tienen un máximo de valor ofertable, debido a la presunta fortaleza de sus activos de respaldo.

Se debe resaltar que la Asamblea Nacional, el único parlamento legítimo que se reconoce en la mayoría de la comunidad internacional, declaró ilegal la existencia del Petro y, además, el pasado 9 de enero, el presidente Donald Trump emitió una orden ejecutiva que prohibe expresamente las operaciones con cualquier "moneda digital" emitida por el gobierno de Venezuela.

 

 

 

 


PUBLICADO: 02 de octubre de 2018