Ranking Agencias Digital 2017

 Youtube

Caracas Press Club rechaza bloqueos arbitrarios de sitios web en Venezuela

Los bloqueos a los portales de información en Venezuela, que son el pan de cada día, cercenan el derecho del público a mantenerse informado. El Caracas Press Club fijó posición a través de un comunicado en el que pone sobre el tapete tanto los desmanes del régimen, como la aparente complicidad de Movistar y Digitel.

Los bloqueos a los portales de información son la nueva forma de censura de estos tiempos. Cada vez más sofisticadas son las vías para limitar la circulación libre de la información y la opinión.

El Caracas Press Club levantó la voz este 02 de julio a través de un comunicado en el que rechaza las medidas tomadas contra portales como El Nacional Web, La Patilla, El Pitazo y RunRun.es tanto por el gobierno nacional como por las empresas Digitel y Movistar, bloqueando el acceso a sus páginas web en contra de la –aún vigente- Constitución Nacional y los tratados internacionales de derechos humanos en cuanto a la libertad de expresión e información.

Bloqueo sofisticado

Según un reporte  independiente publicado en 2017 por Freedom House, Venezuela tiene una puntuación de 63/100 en cuanto a la libertad de Internet, calificación que la coloca por debajo de China (87/100), Irán (85/100) y Turquía (66/100), siendo los criterios la dificultad de acceso a Internet y las violaciones a los derechos de los usuarios, todo esto reflejado en los ataques frecuentes a las páginas antes mencionadas.

En un país en el que el derecho a la información es sistemáticamente cercenado por el gobierno, surgen alternativas para evitar, en la medida de lo posible, las restricciones  al acceso a la noticia. Tal es el caso del uso de Tor, un navegador que permite saltarse la censura de manera anónima y que ha sido recientemente utilizado para acceder a los portales de información bloqueados –aunque su uso más común sea el de acceso a páginas de contenido sexual-.

Según reseña RunRun.es, el uso de Tor es “especialmente crucial para activistas, periodistas independientes y actores de la sociedad civil para mantenerse seguros en línea”.  Esta herramienta fue bloqueada en Venezuela según órdenes del Presidente de la República el 26 de junio de 2018, lo cual ha sido catalogado por el Caracas Press Club como “un mayor nivel de sofisticación que incrementa obstáculos para acceder a contenidos en línea” debido a que controla directamente los bloqueos por dirección IP.

No actúan solos

Resalta del comunicado del Caracas Press Club la acusación directa a las empresas Movistar y Digitel de sumarse a los bloqueos de las páginas web, en detrimento de los derechos de sus usuarios.

Dicha acusación no es infundada. El 11 de abril de 2018, el acceso a la URL de la página web de El Pitazo fue bloqueada por segunda vez en siete meses tanto por Cantv-ABA como por las empresas Movistar y Digitel al bloquear los DNS de la página.

En su momento, el medio declaró a RunRun.es “Esta acción ocurre sin que Conatel o las referidas empresas proveedoras hayan notificado la medida en violación a los derechos de libertad de expresión e información que establece la Constitución. Por lo tanto, exigimos sean restituidos los accesos a nuestro sitio web a la brevedad”.

PRODUCTO por su parte intentó obtener la versión tanto de Movistar como Digitel a este respecto, pero al menos la primera de esas empresas (Movistar) dijo que no declararía sobre el caso.

A continuación el comunicado completo del Caracas Press Club:

Caracas, 02 de julio de 2018.

El Caracas Press Club rechaza categóricamente los bloqueos de sitios web por parte de la Compañía Anónima de Nacional de Teléfonos de Venezuela (CANTV), así como desde operadoras privadas, por violentar el derecho de la ciudadanía a buscar, recibir y difundir información a través de internet.

En las últimas semanas fueron bloqueados desde Cantv los accesos a EL Nacional Web y al portal La Patilla, ambos de línea informativa. Asimismo la plataforma EL Pitazo recibió continuos ataques cibernéticos que suman un total de cuatro, desde el año 2017, y fue bloqueada su página por la operadora publica, el pasado mes de abril.

Más recientemente, Cantv bloqueó el acceso a la red Tor, un mecanismo de comunicación anónima para evadir bloqueos. La medida restrictiva también se aplicó a páginas de contenido sexual. En estos casos no se trató de bloqueos por DNS, como en ocasiones previas contra diversos portales web, sino que trascendió a bloqueos por dirección IP, lo que representa un mayor nivel de sofisticación que incrementa obstáculos para acceder a contenidos en línea.

Las operadoras privadas Digitel y Movistar, se han sumado a los bloqueos, lo que deriva de hecho en una complicidad que valida y reproduce la censura. El servicio que ofrecen estas empresas son de alcance público por lo que deben, junto a Cantv, responder ante los usuarios por os impedimentos ilegítimos a la navegación libre.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) no rinde cuentas sobre su gestión ni actuaciones en caso de bloqueos. El uso arbitrario de los recursos públicos se traducen en violaciones indirectas a la libertad de expresión al impedir la circulación de la información. Tales medidas agravan aún más el ecosistema comunicativo ante las severas restricciones a los medios tradicionales en un contexto nacional de crisis social, política y económica

La Constitución Nacional y los tratados internacionales de derechos humanos prohíben la censura previa. Solo son admisibles medidas de responsabilidad ulterior, que deben ser proporcionales, producir el menor daño posible al derecho, ser una excepción ajustada al caso particular y la última opción a considerar. Por el contrario, las prácticas estatales descritas convierten en norma la sanción arbitraria, y con ello la censura, a fin de limitar la libre circulación de la información.

La Declaración Conjunta sobre la Independencia y la Diversidad de los Medios de  Comunicación en la Era Digital, reitera que los Estados tienen la obligación positiva de tomar medidas apropiadas para proteger los sistemas de comunicaciones digitales contra ataques cibernéticos, y de reforzar la seguridad digital de aquellos que corran riesgo de ser blanco de ataques por ejercer su derecho a la libertad de expresión.

Ante la violación a la libertad de expresión e información que implica estas acciones el Caracas Press Club:

  • Exige al Estado venezolano y a las empresas privadas el cese de bloqueos arbitrarios que obstaculizan la búsqueda de la información y difusión de contenidos en la web.
  • Rechaza la opacidad con la que se maneja, desde el ámbito público y privado, la gestión en telecomunicaciones, así como la omisión deliberada de estos entes respecto a las solicitudes de información sobre los bloqueos.
  • Reitera que internet es una red de comunicación de uso e interés público, por lo que su administración debe ser transparente y permitir la contraloría social a fin de garantizar los derechos humanos en línea.

 

 


PUBLICADO: 04 de julio de 2018