Ranking Agencias Digital 2017

 Youtube

Estiman que caída del salario real será de 93% este año

Con todo y el incremento del salario mínimo de 150%, el deterioro del ingreso real no se detendrá y es posible que la caída del ingreso real al cierre del año llegue a 93%, estima el economista Luis Oliveros.

En su cuenta de Twitter, Oliveros (@luisoliveros13) destacó que a una tasa baja de BsS 450 por dólar, el salario mínimo pasó de USD 4 a USD 10, pero posiblemente en febrero se vuelva a ubicar en los niveles actuales.

El economista advirtió que si es verdad que la tasa Dicom está anclada al Petro, entonces debe verse el efecto devaluacionista del ajuste del criptoactivo gubernamental, desde BsS 3.600 a BsS 9.000, también en la tasa oficial.

Hay que señalar que el precio del Petro parece no responder a ningún parámetro racional de mercado, sino a la voluntad del equipo económico del gobierno, pues según el más reciente white paper de este instrumento su valor está respaldado por las cotizaciones de una cesta de minerales -oro, diamante y hierro-, además del petróleo, por lo que, en dólares, el precio de BsS 9.000 es irreal; debería ser muy superior.

De manera que no sería sorprendente que las fluctuaciones del Dicom no se ajustaran a esta apreciación de 150% del criptoactivo oficial.

"En resumen: el plan económico de agosto de 2018 del gobierno ha sido tan exitoso que ahora anuncian: 1- el salario se aumenta en un 150%, número muy por debajo de la inflación de septiembre a diciembre. 2- el default de la deuda externa sigue, no hay real para pagar", señala Luis Oliveros.

Por otra parte, las empresas tendrán mucho más difícil el proceso de ajuste de costos, porque el consumo viene cayendo de manera acelerada y este nuevo incremento salarial no representa un alivio sostenible a este drama medular de la economía venezolana.

El también economista Asdrúbal Oliveros, socio director de Ecoanalítica, prevé una nueva y más grave aceleración inflacionaria, a partir de este medida y el definitivo colapso de las empresas más afectadas por la crisis.

Igualmente, habrá una mayor aceleración en la cotización del dólar paralelo, que ya venía escalando en las últimas semanas, pues la señal que mandó el gobierno es equivalente. Implícitamente con la "corrección" del Petro, debería también "corregirse" el dólar Dicom.

 

En un macabro país de las maravillas

Más allá de los números, el discurso del mandatario Nicolás Maduro tiene elementos alarmantes, que deben llamar a la preocupación y a la acción.

Que el presidente diga que la inflación se ha desacelerado de manera importante es irracional, y ofensivo. Todos los venezolanos padecemos el aumento constante y exponencial de todos los productos, esenciales o no.

El mismo gobierno sabe que, a dólar Dicom, el subsidio al costo de las cajas CLAP, que cada vez se reparten de manera más irregular, ha aumentado más de 400% en lo que va de año, y los administradores del programa han dicho internamente que es imperativo ajustar los precios de los productos subsidiados, no solo por el aumento de los costos reales, sino porque el diferencial que se ganan los "bachaqueros" es cada vez más groseramente mayor.

Que el presidente diga que no cree en "precios libres" también es sumamente grave, porque supone que, con él en el poder, no habrá manera de adoptar una política antiinflacionaria que funcione.

Basta mirar el comportamiento de los precios en el resto de América Latina, para no ir más lejos, para demostrar que el mercado es más eficiente que cualquier esquema de "precios acordados".

En ninguna otra parte de la región hay controles ni organismos parapoliciales persiguiendo comerciantes y, sin embargo, los incrementos de precios no representan un problema. ¿Será que el presidente Maduro solo habla de economía con los funcionarios cubanos y ni siquiera comenta estas cosas con Evo Morales, o el propio Daniel Ortega?

La inmensa mayoría de las afirmaciones sobre los resultados de su plan económico, después de 100 días de aplicación, son sencillamente increibles. Solo faltó decir que la economía había comenzado a recuperarse, y no sería extraño que lo haga en alguna cadena próxima.

Con estas ideas, con estos dogmas de fe, sin posibilidad de cambiar, sin entender que la libre iniciativa de las personas es la verdadera raíz del progreso social, sin asumir que la tarea del gobierno en una sociedad es básicamente administrar y no controlar, la crisis no terminará, y provocará aún más miseria.

En su discurso, el presidente Maduro nos llevó más a lo profundo de su macabro "país de las maravillas".

 

 

 

 

 


PUBLICADO: 30 de noviembre de 2018