Ranking Agencias Digital 2017

 Youtube

Fuerte aumento del consumo en EEUU da cierto aire a Donald Trump

El gasto de los consumidores en Estados Unidos creció 4% en el tercer trimestre del año, el mejor desempeño de los mercados en cuatro años. Este dato es relevante, porque el consumo aporta 70% del Producto Interno Bruto del país norteamericano y es lo que explica que esa economía mantenga un crecimiento trimestral sobre 3%.

Esto es justamente lo que prometió Donald Trump para llegar a la Casa Blanca, una recuperación del gasto con base en una mayor producción industrial interna. En este punto, por cierto, los resultados más recientes de la economía estadounidense muestran un lunar: la inversion empresarial apenas creció 0,8%, el resultado más débil en dos años, según Bloomberg.

Este dato ha puesto a los analistas a pensar si el efecto de la agresiva reducción de impuestos que ha promovido el presidente Trump es demasiado limitado, aunque ciertamente el plan del mandatario no se ha aplicado en toda su extensión.

El comportamiento económico de Estados Unidos es una suerte de bálsamo para Trump, que enfrenta una dura campaña electoral por la renovación de medio término del Congreso, cuyos resultados podrían afectar su influencia en el parlamento. Si los republicanos pierden sus mayorías en las cámaras, el presidente tendrá una posible confrontación constante con el parlamento.

Los inventarios aumentaron como no lo hacían desde 2015, mientras el impacto del comercio en las inversiones fue el mayor en 33 años. Además, el gasto público volvió a incrementarse, en una medida no vista desde 2016.

Quizás con otro estilo y menos Twitter, estos resultados hubieran impactado de manera más directa la opinión pública estadounidense; sin embargo, le han dado un respiro a un asediado Trump. Según la encuesta más reciente de The Wall Street Journal, el gobernante estadounidense cuenta con un respaldo de 47%, el mayor desde que inició su período presidencial.

No hay que engañarse, Donald Trump aparece como el presidente más impopular entre sus más inmediatos antecesores, pero los analistas están viendo, algunos con estupor, que sus números mejoran al extremo de que no es descabellado pensar que pudiera alcanzar la reelección, una meta difícil, pero aparentemente no imposible.

"Mirarse el ombligo"

El análisis de Bloomberg apunta que los conflictos comerciales abiertos por el presidente Trump están demostrando su inutilidad, pues determinan que el crecimiento no sea aún mayor y generan dudas sobre la sostenibilidad de la expansión del PIB estadounidense, porque se subraya el comportamiento mediocre de la inversión privada.

Incialmente, hubo una respuesta a la estrategia tributaria bajista, pero ahora el problema está en la posibilidad de manejar los costos de producción para sostener la competitividad de las exportaciones, cosa que parece importar poco a un Trump que insiste en "mirarse el ombligo", aunque ello signifique poner en peligro una estructura de relaciones internacionales que ha sido clave para un modelo de crecimiento económico más moderno.

"La balanza comercial refleja un déficit cada vez mayor, con una disminución del 3,5% en las exportaciones y un aumento del 9,1% en las importaciones. Esto se debió a un retroceso del fuerte impulso de las exportaciones netas en el segundo trimestre cuando los exportadores estadounidenses de soya y otros productos aceleraron los envíos para superar los aranceles de represalia del exterior", explica el reporte de Bloomberg.

La inversión fija que incluye gastos en equipos, estructuras y propiedad intelectual, contribuyó con solo 0,12 puntos porcentuales al crecimiento, luego de haber generado un aporte de 1,15 puntos en el segundo trimestre.

Las inversiones en infraestructuras se redujo 7,9%, la mayor caída en casi tres años, tras un aumento del 14,5% en el período anterior que reflejó, en parte, la inversión en la producción de petróleo. 

"La inversión en equipos se enfrió con un avance mínimo de 0,4%, el más lento desde 2016, y el aumento en el gasto en propiedad intelectual -registros de marcas y patentes- se redujo a un mínimo de tres trimestres de 7,9%", apunta Bloomberg.

 

 


PUBLICADO: 28 de octubre de 2018