Ranking Agencias Digital 2017

 Youtube

Inteligencia Artificial: sin corazón ni ética

Los avances tecnológicos llevan una carrera ciega. Todos los días aparecen nuevas creaciones que aunque inicialmente parecieran ir orientadas a mejorar la calidad de vida del ser humano, no siempre es así. La ciencia ha sacrificado a la humanidad en ciertos momentos de la historia y cuando los avances son más rápidos se impone una mayor capacidad crítica sobre las consecuencias de esto para el ser humano. Las grandes universidades ya se preparan para crear un racionamiento al respecto. Sin embargo, todo es muy incierto.

Fuente: The New York Times

Versión: María Alejandra Almenar

Los desarrolladores tecnológicos no siempre responden a propósitos nobles. El avance tecnológico puede ser peligroso en algunos campos y el desarrollo de la ética en los estudiantes es vital para que no pasen al lado oscuro de la fuerza.

La preocupación ha llegado al campo académico y son varias las universidades con inclinación por las ciencias y la tecnología que ya se han puesto manos a la obra para ofrecer alternativas al respecto.

La Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) abren de manera conjunta este semestre, un nuevo curso en ética y regulación de la inteligencia artificial. Por su lado, la Universidad de Texas, abrió una cátedra titulada Fundamentos Éticos de las Ciencias de la Computación y la Universidad de Stanford está preparando para el próximo año, otra cátedra de contenido afín.

El New York Times refiere a Mehran Sahami, un popular profesor de Ciencias de la Computación de Stanford que está colaborando en el desarrollo del curso. “El objetivo es encontrar o identificar los problemas a los que se enfrentarán los estudiantes que se gradúen dentro de dos, tres, cinco o diez años”.

 “La tecnología no es neutral”, explicó Sahami, quien trabajó como investigador senior para Google. “Por lo tanto, las decisiones que se toman al momento de crear tecnología conllevan ramificaciones sociales”.

Los pecados enseñan

Noticias falsas, videos lascivos de niños, seguidores falsos o verificaciones compradas han sido los pecados cometidos por las redes sociales (ver Yo compro, tú compras, las marcas compran… seguidores (parte I). Armas remotas de destrucción masiva, carros autónomos que pueden ocasionar daños, sistema de video que no discriminan sobre la privacidad, algoritmos que revelan información sensible, negocios virtuales que desfalcan a miles son apenas algunas muestras del lado oscuro que tiene la tecnología.

La idea de estos cursos es concientizar a los estudiantes de que, aunque su trabajo no tenga contacto directo con otra persona, puede afectar la dinámica de la sociedad y causar dolor y daño a numerosas personas porque son herramientas de largo alcance.

 Todos son importantes

La Universidad de Cornell inauguró el año pasado un curso llamado Ciencia de datos, en la que los estudiantes se enfrentaron a dilemas éticos en los que interfieren algoritmos que toman decisiones como la captación de nuevo personal, estadísticas que llevan a despedir personas de sus empleos o a discriminar poblados de bajos recursos por ser de poco impacto en una campaña. También se pretende enseñar  a los estudiantes sobre ética empresarial, lo que explica cómo las empresas toman decisiones sobre los productos que desarrollan y como estos inciden en la vida diaria de las personas.

La concepción cartesiana de dividir la educación en ciencias y humanidades ha llevado a los individuos a convertirse en grandes científicos disociados en la realidad de las personas o en profundos humanistas que no logran aportar soluciones concretas ante los problemas que surgen en el desarrollo de la especie. Tal vez estos nuevos estudios que pretenden despertar las conciencias dormidas en las ciencias, logren dirigir la atención a la formación de un ser humano integral.

Mientras tanto, en Venezuela, las universidades siguen intentando resolver el problema de la brecha educativa que hay entre los egresados de una educación diversificada sin profesores y un nivel universitario sin preparación previa. El de adelante corre mucho y el de atrás se quedará, como dice la ronda infantil.


PUBLICADO: 07 de marzo de 2018