Ranking Agencias Digital 2017

 Youtube

Internet comenzará a dejar atrás a la Televisión durante 2019

A escala global, parece que 2019 será el año cuando Internet deje atrás a la Televisión en tiempo de consumo e inversión publicitaria, según revelan diversas fuentes. El cruce de líneas significará, en el mediano plazo, que las plataformas digitales mantendrán un crecimiento sostenido, mientras que la TV comenzará un progresivo declive.

Nada está escrito en piedra, pero ciertos segmentos de la industria de la TV tendrán que cambiar radicalmente. Frente anuevos actores como Netflix, es probable que se produzca una migración masiva de los productores tradicionales de contenidos a plataformas streaming, y que los Smart TV se conviertan cada vez más en dispositivos especialmente diseñados para consumir contenidos online.

En Estados Unidos, las cifras de deserción de clientes de los proveedores de Tv por cable o satélite son un claro aldabonazo de lo que viene en términos de transición tecnológica, ya que es probable que, también en 2019, a partir de plataformas digitales la experiencia de ver televisión comience a cambiar con nuevos desarrollos, que buscarán una mayor interactividad con el contenido.

Un estudio de la consultora Zenith establece, en un estudio de mercado que abarcó más de 100 países, que el tiempo de consumo promedio per cápita de TV pasó de 177,7 minutos por día en 2011 a 172,7 minutos estimados para 2018; mientras que el tiempo de conexión a Internet pasó de 76,2 minutos diarios a 159,7.

Lo medular aquí es que la gente que se conecta regularmente a Internet le da usos equivalentes a las funciones de información y entretenimiento que cumplía la TV. La previsión para 2019 es que el tiempo promedio en Internet suba a un promedio de 170,6 minutos por día, mientras que el de la TV se quede en 170,3 minutos.

En 2020, esta tendencia se consolidará, ya que consumo de contenidos en línea pasará a ocupar un promedio de 180,3 minutos diarios, mientras que la TV se queden en 167,7 minutos.

Queda claro que uno de los mayores efectos de esta transición será el trasvase de inversión publicitaria. Según la misma consultora internacional, Internet recibirá USD 60.000 millones de dólares más que la TV en pauta durante 2019 y 2020.

La transición es completa

Está claro que estamos ante una transición tecnológica estructural; es decir, la industria de la TV se muda a Internet como nueva plataforma de emisión y distribución, lo que tendrá una serie de impactos para todos los actores del sistema.

Los marketeros tendrán que replantearse totalmente sus estrategias y los modelos de publicidad quedarán caducos antes de que la mayoría de los publicista se de cuenta. Las plataformas de Tv abierta y TV por cable, seguramente tendrán que replantearse sus propias existencias, a menos que se adapten a las nuevas reglas de juego.

Los usos que los consumidores hacen de la Web son prácticamente los mismos que se le dieron por décadas a la TV; pero, actualmente -por solo citar un ejemplo- los grandes estrenos de series no se producen en canales tradicionales, sino que se realizan en plataformas VoD y sistemas por suscripción, la nueva manera en la que se consumirán contenidos en Internet, no solo de audio y video.

Por otra parte, la irrupción de televisores de nueva generación pone una loza adicional en esta especia de muerte lenta de la TV tradicional, ya que los equipos inteligentes se usan cada vez más para ver contenido en Streaming. De hecho, según Eurostat, 11% de los europeos ya usa sus smart TVs para ver contenidos en streaming y entre los profesionales más jóvenes, esta proporción de audiencia sube a 23%.

 


PUBLICADO: 27 de noviembre de 2018