Ranking Agencias Digital 2017

 Youtube

Liberan a periodista Isnardo Bravo después de nueve horas detenido por orden militar

El periodista Isnardo Bravo fue liberado después de estar detenido durante nueve horas, primero en el Aeropuerto Internacional "Simón Bolívar" de Maiquetía y, después, en la sede de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM) en Boleíta, donde fue interrogado por cargos que se desconocen. El comunicador intentaba viajar a la ciudad de Miami, Estados Unidos, acompañado por una de sus hijas menores.

La situación ya fue denunciada por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) y el Colegio Nacional de Periodistas (CNP), que se activaron para exigir la liberación inmediata del periodista que actualmente es conductor en la plataforma streaming VPI TV.

Bravo fue detenido en Maiquetía con el argumento de que contra él pesa una "prohibición de salida del país", pero el periodista no tiene ningún proceso judicial abierto ni se conoce ninguna orden judicial válida para este procedimiento. A pesar de que se encontraba acompañado por su hija, fue retenido e incomunicado en la sede del Aeropuerto hasta que llegara una comisión del DGCIM, cosa que ocurrió más de tres horas después.

La esposa de Bravo retiró a su hija del aeropuerto y denunció la situación, una detención a todas luces ilegal.

Esta práctica de anular pasaportes y retener periodistas críticos en el Aeropuerto se ha vuelto común. Algunos casos son los de César Miguel Rondón y, más recientemente, Nelson Bocaranda Sardi, quienes denunciaron en su momento la violación de su derecho al libre tránsito.

Sin embargo, el caso de Isnardo Bravo es más grave, porque termina en una detención en un organismo militar sin que se tenga ninguna justificación, pues no cursa -hasta donde se puede conocer- ninguna demanda penal que justifique esta medida arbitraria.

Con la etiqueta #LiberenAIsnardo, los gremios de la comunicación en Venezuela han iniciado una campaña en redes sociales para visibilizar la detención del comunicador, como un acto más en la escala de represión contra los medios de comunicación y periodistas independientes que aún trabajan en el país.

Igualmente, efectivos militares retuvieron a los equipos periodísticos de VPI TV, NTN 24, Venepress, y Caraota Digital que se apostaron cerca del DGCIM para cubrir la detención de Bravo. Antes de liberar a estos periodistas, efectivos de la institución castrense revisaron el material grabado, porque el área es una "zona de seguridad".

 

 

 


PUBLICADO: 24 de septiembre de 2018