Ranking Agencias Digital 2017

 Youtube

Moderar control cambiario sin ajustes puede descapitalizar más a la economía

El destino de control de cambio, vigente desde 2003, está en manos de la Asamblea Nacional Constituyente y su presidente Diosdado Cabello deberá poner sobre la mesa una reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios que, en la práctica, supondría el levantamiento de las trabas a la libre circulación de divisas en Venezuela.

Al menos eso fue lo que adelantó el presidente Nicolás Maduro, quien firmó el envío. Cabello ha sido uno de los más tenaces opositores a cualquier decisión que implique desentrabar, flexibilizar, moderar y muchos menos liberar el torniquete cambiario; de hecho, él y Aristóbulo Istúriz han defendido al control como una herramienta indispensable para la sobrevivencia de la revolución.

¿Qué implicaría la libre circulación de divisas? Para el economista Alejandro Grisanti, socio director de Ecoanalítica, eso habría que preguntárselo a Maduro, porque, hasta ahora, esta iniciativa "legal constituyente" es solo una idea.

César Aristimuño, presidente de Aristimuño, Herrera & Asociados y editor del portal financiero Banca&Negocios, dice que esta medida podría representar una legalización de la fuga de divisas que podría conducir a una más aguda descapitalización de la economía, si la reforma no viene acompañada de políticas de ajuste fiscal y monetario, estímulos a la producción privada, respeto a los derechos económicos -sobre todo el de propiedad-, una estrategia realista de recuperación de la industria petrolera, entre otras medidas.

En su cuenta de Twitter, el economista Asdrúbal Oliveros (@aroliveros) sostiene que de todo lo dicho por Maduro en su comparecencia de este miércoles 25, esta propuesta es lo más importante, pero pone en duda su concreción, aunque esta decisión sea "punto de honor" para el gobierno chino y sus empresas.

Efectivamente, no solo las empresas chinas, sino todas las empresas que tienen sociedades con Pdvsa en la Faja Petrolífera del Orinoco han solicitado reiteradamente que se flexibilice el control y se permita la circulación de divisas extranjeras -especialmente dólares- en la economía, pero el gobierno ha sido renuente.

Entre las recomendaciones que el vicepresidente del Área Económica Tareck El Aissami ha recogido durante sus reuniones con asesores económicos foráneos -fundamentalmente salidos de las filas del progresismo- está precisamente la urgente necesidad de levantar el control de cambio o, por lo menos, hacerlo más flexible.

El texto de la reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios no fue dado a conocer y los debates de la ANC no se caracterizan por su transparencia. Así que, habrá que esperar.

 

 


PUBLICADO: 26 de julio de 2018