Ranking Agencias Digital 2017

 Youtube

Vladimir Villegas denuncia "campaña sucia" en RRSS que lo vincula con el caso Gorrín

El periodista y uno de los principales "anclas" de Globovisión, Vladimir Villegas, denunció que es víctima de "tribunales virtuales" en un comunicado divulgado en sus redes sociales, donde se refiere indirectamente a las acusaciones de ser supuesto "testaferro" del presidente del canal, Raúl Gorrín, ahora prófugo de la justicia estadounidense, que se han hecho en plataformas digitales.

"Los tribunales virtuales son un sub producto del surgimiento de las redes sociales. La repetición de datos, informaciones, rumores, chismes, medias verdades, verdades relativas, absolutas e incluso fabricadas está a la orden del día. Las acusaciones, con o sin pruebas, salen de fuentes identificadas o no identificadas, tras las cuales puede haber una industria especializada en la destrucción de reputaciones con la idea de abrirle caminos a propuestas aliñadas con odio y supuesta supremacía moral", sostiene Villegas.

Como se recordará, el periodista, ex parlamentario constituyente en 1999, ex presidente de Venezolana de Televisión y ex embajador, durante los gobiernos del ex presidente Hugo Chávez, estuvo muy cercano al proceso de adquisición de Globovisión, por parte de Raúl Gorrín y otros socios, a tal punto que, en las primeras de cambio, se dijo que sería el presidente ejecutivo del canal en esta nueva etapa.

Sin embargo, el periodista se convirtió en uno de los conductores más relevantes del medio y algunas fuentes internas indican que tiene una influencia importante en las decisiones estratégicas del canal de noticias.

"Esa industria, además de poderosa, es oportunista. Calcula cada letra, cada frase, cada párrafo. Sabe captar incautos que repiten sus “sentencias” sin verificar nada. No le importa que en sus generalizaciones cause un irreparable daño a inocentes. Para ese trabajo se valen de la multiplicación de cuentas en tuiter, Instagram u otras redes sociales, que cuando uno se detiene a revisarlas puede verle las patas a ese caballo. Esos robots, vaya locura, hacen las veces de tribunales de inquisición", continúa el mensaje de Villegas.

"Y cientos o incluso miles de usuarios repiten tan mecánicamente como esos robots, lo que no les consta. Lo que no ha sido comprobado. Entonces, ante esa avalancha de "información", donde se mezcla agua de manantial con agua de cloaca, las opciones son pocas y mucho el riesgo. Pero son básicamente dos: callar y aceptar como bueno lo que digan con o sin pruebas, o atreverse a saltar a ese Guaire comunicacional para lavar una reputación destruida con o sin argumentos".

"La otra es convertirse en lo mismo. En productores y diseminadores de excremento para engrosar el caldo en el cual quieren cocinar a todo aquel que no le rinda culto a la raza aria de estos tiempos".

"No me someto ni me someteré a ese “tribunal” que sesiona en el albañal de la canallada, al final la verdad se defenderá sola. Sin tener necesidad de alimentarle el ego a las teclas pre pagadas que pretenden erigirse en certificadoras o descertificadoras de la honestidad".

Vladimir Villegas evita referirse directa o indirectamente al tema de fondo, que es el caso Gorrín.

Código de Silencio

A excepción de este comunicado de Vladimir Villegas, de Globovisión no ha salido una sola palabra sobre la situación judicial de su accionista mayoritario y presidente, Raúl Gorrín, acusado de al menos tres presuntos delitos financieros, vinculados por lavado de dinero, pago de sobornos a funcionarios por aproximadamente USD 1.000 millones, y operaciones supuestamente fraudulentas con títulos públicos.

La campaña de la Fundación Gorrín en el canal de noticias, donde se exaltan los valores de las empresas del Grupo -Seguros La Vitalicia y Globovisión-, sigue en el aire, así como en el sitio web del medio. Ni como noticia, el caso Gorrín ha sido reseñado en Globovisión, a pesar del impacto que ha generado en Venezuela y el exterior.

El silencio como política no solo se practica de puertas afuera, sino también de puertas adentro. Ningún directivo ha discutido o siquiera informado al personal de la empresa si habrá algún tipo de cambio derivado de la complicada situación del principal accionista.

 

 

 


PUBLICADO: 26 de noviembre de 2018